domingo, 26 de enero de 2014

Fragmentos: Con la vista hacia el cielo

Buenas, siento no haber escrito nada en los últimos días. Espero que entendáis que he estado bastante ocupada y no he tenido mucho tiempo -.-'

Hoy os traigo un fragmento del prólogo de una novela que estoy escribiendo (*subiré la portada en cuanto pueda :D). Me encantaría que me dijerais si os gusta cómo pinta (no creo que la vaya a dejar de escribir porque ya he hecho bastante, pero bueno, para saber qué tal van los tiros xD). No es que diga mucho, pero si parece que despierta interés, iré subiendo trocitos :3


Con la vista hacia el cielo

Prólogo

Ansó, Aragón, 1 de enero de 3984

La lluvia caía de forma estrepitosa, empapando la ropa de los viajeros que subían la loma de la montaña. A pesar de sus capas y de la eficaz piel sintetizada que envolvía el fardo que la mujer cargaba, todos tiritaban. Y el niño lloraba. Ella lo abrazaba contra sí, intentando consolarlo y darle calor, pero era en vano. Más que por el frío, era como si supiera lo que estaba a punto de suceder.
-Shh- susurraba la mujer, cogiendo la pequeña manita. Intentaba contener las lágrimas, aunque su compañero parecía adivinar el pesar en su rostro. Por eso evitaba mirarla a la cara.
Caminaron contra la tempestad hasta llegar a su meta. El edificio, antiguo y aparentemente abandonado, se adivinaba en la distancia. Paredes de un tono blanco sucio que parecía más apagado aún debido a la oscuridad, techo grisáceo al que le faltaban algunas tejas. Un campanario desolador, al que ya nadie subía, y sobre él una veleta con una estrella. En el extremo contrario había una estatua, representante de la antigua deidad que las grandes ciudades comenzaban a despreciar.
Aún aferrando con fuerza al pequeño, se acercó, con los ojos abiertos como platos, un poco atemorizada ante la fantasmal aparición, una sombra contra el oscuro cielo. Realmente, no quería hacerlo, no quería formar parte de lo que iba a ocurrir. Pero sentía que le debía algo a su marido por no haberle dado el hijo que él quería. Porque él tenía razón. El bebé no era normal.
Intentando mantener esa idea en la mente y, por otra parte, intentando convencerse a sí misma de que en aquel lugar tendría, por lo menos, una comida y un techo asegurados, la madre siguió al hombre hacia el edificio. La puerta, comprobó, era de madera. Madera antigua, humedecida e hinchada por tantos días fríos y lluviosos como aquel.
Levantó la mano hacia la aldaba y, justo en ese momento, el hombre la detuvo. Confusa, se volvió hacia él, pero este se limitó a negar con la cabeza como única respuesta. Antes de que pudiera evitarlo, cogió el fardo que llevaba en brazos y lo dejó en el frío suelo de piedra. La mujer contuvo el aliento, horrorizada; sin embargo, su marido golpeó brevemente la puerta y la arrastró lejos de allí.
Cuando fue capaz de reaccionar, se deshizo bruscamente de su agarre y lo miró a los ojos, estupefacta.
-¡Guillén! ¡Debemos volver! ¡No podemos dejarlo ahí, en el frío...!
-Lo recogerán enseguida- respondió su marido con voz firme-. Seguramente, ya lo habrán hecho. Y ya sabes cómo es la burocracia: habrá un montón de papeleo e información que no queremos que guarden.
-Pero...
-Gala, ya nos hemos gastado la mitad de nuestros ahorros en esa tela, un capricho tuyo para que no pase demasiado frío. Un lujo que ni siquiera nosotros nos podemos permitir. ¡Y ni siquiera sabemos cuánto tiempo de vida le queda!
-Era un niño sano- lo defendió ella.
-Era un mutante. Un engendro.- La madre se encogió, dolida-. Ya ha recibido suficiente de nosotros, Gala. Vámonos ya de aquí. Quiero cenar.
Mientras, la entrada de la antigua iglesia, convertida entonces en un orfanato, la abría el regente del lugar, que, en su patrulla nocturna, había escuchado los golpes. Al escuchar los llantos, bajó la vista hacia el diminuto cuerpo que descansaba sobre el frío suelo. A pesar de la tela que lo cubría y que, sin duda, retenía buena parte del calor, la criatura sacudía sus manitas en el aire furiosamente. Ya tenía la cara y los brazos mojados. Era suficiente para preocuparse por la condición del pequeño.
Lo cogió rápidamente, musitando un “por el amor de Dios”, para llevarlo al interior. Detestaba el poco respeto y cariño que mostraban los padres que abandonaban de aquella manera a sus hijos. No parecían tener corazón.
Se asombró al descubrir la ligereza del niño y, sobre todo, al notar algo distinto en la espalda del bebé. No era la piel lisa que acostumbraba a palpar cuando sujetaba en brazos a cualquier criatura, y estaba seguro de que no era culpa de la prenda arrugada. Había un bulto que no debería estar ahí, indudablemente.
Preocupado porque fuera una malformación, retiró rápidamente la capa, buscando la espalda. Casi soltó a la criatura por la sorpresa que se llevó cuando distinguió unas protuberancias... Protuberancias que, tal y como había supuesto, no deberían estar ahí.

9 comentarios:

  1. ¿Eso que quiere decir? ¿Qué es un ángel? ¡No se puede dejar a nadie así x-(! Pero, como es lo que hago yo, no debería quejarme XD
    Promete mucho. Sigue escribiendo (y sí, es una orden ;)
    Un beso jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://p.twimg.com/AuU_v7FCEAArHGM.jpg:large
      jaja :P

      Eliminar
  2. tiene una pinta fantástica! quiero saber cómo sigue...y sí, eso parece completamente un ángel.
    en mi blog estás nominada al Liebster Award, esa cosa que estaba diciendo esta mañana! Pásate!! :) no hace falta que continúes el círculo si no quieres.
    un besoo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ok lo veréee :3 lo seguiría pero no conozco muchos blogs que tengan pocos seguidores :P aún así veré a ver si puedo hacer algo :D

      Eliminar
  3. lindooo :D
    te unes? comentas?http://hijadeposeidon.blogspot.com/2014/02/resena-mensaje-en-una-botella-nicholas.html
    UN ABRAZO ^-^ y que la suerte este siempre de tu lado....

    ResponderEliminar
  4. Bueno, te dejo el link para lo de los Liebster Awards, para que lo hagas (o no) cuando tengas tiempo (lo que prefieras ;): http://mislibrosestanaqui.blogspot.com.es/2014/02/nominada-por-primera-vez-liebster-awards.html
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pff que pesaitas soiss!! ;P ya te he dicho que lo haré, pero cuando tenga tiempo :D un besoooo!! :*

      Eliminar

¿Comentas? *oo* I shall be forever grateful

Pokemon - Vulpix